¿Cuál es la diferencia entre un token y una criptomoneda?

Un token es un activo digital desarrollado dentro de una plataforma blockchain. La principal diferencia entre un token y una criptomoneda es que las criptomonedas utilizan su propia cadena de bloques, y los tokens utilizan la cadena de bloques de una criptomoneda para funcionar. En definitiva, los tokens son un elemento fundamental en el mundo de las criptomonedas. Aunque es un concepto que proviene del mundo físico, en el entorno digital ha adquirido un dinamismo especial.

Las criptodivisas y los tokens tienen similitudes en que ambos son una unidad de valor, aceptada por una comunidad y que existe en una cadena de bloques (blockchain). La principal diferencia entre estos criptoactivos es que las criptomonedas funcionan en su propia cadena de bloques independiente, mientras que los tokens se crean en una cadena de bloques existente, y no son minables. Un token tiene muchos más usos que el de servir como medio de pago, ya que puede representar todo tipo de bienes fungibles y negociables. Podríamos decir que toda criptomoneda es un token, ya que una criptomoneda es una representación de valor.

Por el contrario, no todos los tokens son criptodivisas. De nuevo, el token del casino. Mientras que una criptodivisa opera de forma independiente y utiliza su propia plataforma, un token es simplemente una criptodivisa construida sobre otra blockchain preexistente. Todos los tokens son criptomonedas, pero no todas las criptomonedas son tokens.

Totalmente de acuerdo contigo, un ejemplo para que lo entienda mejor sería la criptodivisa Bilur, no sirve para comprar o vender sino como mecanismo de transmisión de valor. La gran desventaja de este tipo de moneda es su falta de descentralización, lo que la convierte en un punto crítico de fallo de este sistema, como hemos visto infinidad de veces en el pasado. Para entender mejor estos conceptos, primero hay que tener claro qué es una criptomoneda y los rasgos que la diferencian de un token. Un segundo grupo de altcoins ha construido su propia blockchain y ha creado una criptodivisa «nativa».

El concepto de criptodivisa, tal y como lo conocemos hoy en día, está ligado a la creación de Bitcoin, que marca un hito por ser el primero en aplicar un potente sistema criptográfico en una plataforma que, a modo de libro mayor, registra y valida todas las transacciones de forma cronológica. Se asemeja a las criptomonedas en que su valor es aceptado por una comunidad y en que existe en una cadena de bloques (blockchain), pero tiene más usos que un simple medio de pago, ya que puede representar cualquier activo fungible y negociable. Según lo que he consultado, cualquier criptodivisa como tal debe tener su propia plataforma (blockchain), de lo contrario será un token. Este término se utiliza comúnmente para describir todo tipo de dinero electrónico, ya sea moneda virtual o criptodivisa.

Una criptodivisa es una moneda digital que utiliza la criptografía para asegurar y verificar cronológicamente sus transacciones, registrándolas en un libro de contabilidad descentralizado e inmutable conocido como blockchain. Estos pueden utilizar las características de su app y el uso de la criptodivisa mientras se benefician de la seguridad de una blockchain nativa ya consolidada. Uno de los términos de uso cotidiano en el mundo de las criptomonedas es token, un anglicismo que en inglés podríamos traducir como ficha. Chohan (MBA, Universidad de Nueva Gales del Sur, Canberra) explica que «una criptodivisa es un activo digital construido para funcionar como medio de intercambio».

Según he entendido, Ripple es una criptodivisa porque, aunque no se utiliza para comprar directamente, se usa como transacción de valor. En el mundo de las criptomonedas, los tokens se generan a partir de piezas de código de programación, en forma de contratos inteligentes que se ejecutan en la blockchain. La mayoría de los tokens se distribuyen a través de una Oferta Inicial de Monedas (ICO). Desde el punto de vista de un inversor, esta es una diferencia esencial porque proporciona una métrica clave para evaluar el potencial de cualquier criptoactivo.

Referencias: