¿Cuáles son las criptomonedas que existen?

Más allá de Bitcoin, Ethereum y Ripple XRP, hay otras criptodivisas quegozan de popularidad, sin embargo, su valor e interés público tiende a subir y bajar. El exclusivo índice Crypto 10, que está compuesto por las criptodivisas más populares del momento, también puede negociarse. Hoy en día hay más de 10.000 monedas virtuales en todo el mundo y en aumento. Además cada pocos años aparece una nueva, que se crea a través de un proceso llamado ICO.

El Bitcoin es la más famosa de las criptodivisas y se lleva la mayor parte de la atención. Pero lo cierto es que la variedad de monedas digitales disponibles en el mercado es enorme y cada una tiene unas características que la diferencian del resto. Algunas fuentes expertas señalan que hay más de 5.000 monedas digitales diferentes en todo el mundo, aunque según el portal web CoinMarketCap, hay 9.953 tipos diferentes de criptodivisas en circulación. Entre todas ellas, hay varias que destacan y conforman el ranking de las principales monedas digitales.

Las siguientes 6 monedas digitales se encuentran entre las primeras en términos de capitalización y son las más representativas del mercado. La oferta de monedas juega un papel importante a la hora de fijar los precios del mercado. En igualdad de condiciones, cuanto menor sea la oferta de monedas, más valiosa será la moneda. Bitcoin y bitcoin cash tienen un tope de 21 millones de monedas, mientras que litecoin ha aumentado su oferta máxima a 84 millones.

Estas monedas se volverán deflacionarias cuando se hayan minado o emitido todas, mientras que monedas como el éter, sin un tope fijo, tienen potencial inflacionario, dependiendo de cuánto se queme o se pierda. Bitcoin, bitcoin cash y litecoin son criptomonedas independientes, y el éter forma parte de redes más grandes con aplicaciones más amplias. Si estas redes crecen en popularidad o son adoptadas por las empresas principales, la demanda de sus criptodivisas subyacentes podría dispararse. Las criptodivisas se utilizan principalmente para especular y comerciar con sus movimientos de precios.

Aunque en un principio su uso estaba destinado a los pagos en línea, su adopción ha sido lenta y son pocas las empresas que las aceptan. Esto se debe a una serie de razones, como las estrictas regulaciones, la dificultad para acceder a las monedas, el desarrollo de la infraestructura y la limitada estabilidad (ya que las criptodivisas son muy volátiles). Esto podría cambiar en el futuro, especialmente si las stablecoins tienen éxito. Una stablecoin es una criptodivisa conectada a un activo (por ejemplo, el dólar), lo que la hace menos volátil.

Las criptodivisas, también llamadas criptomonedas o criptoactivos, son un medio de intercambio digital. Cumple la función de una moneda, de ahí su nombre. Sin embargo, es totalmente digital, ya que utiliza métodos criptográficos para asegurar sus transacciones financieras, controlar la creación de nuevas unidades y verificar la transferencia de activos. Existen cientos de criptodivisas o monedas virtuales y su valor suele variar a cada instante por lo que no podemos decirte cuál es el valor actual de cada una de ellas sino cuáles son las opciones o cómo surgieron estas criptodivisas.

Como explican Víctor Ronco y Carlos Callejo en su libro «Cryptocurrencies for Dummies, ethereum, a diferencia de bitcoin, no es una moneda, «sino una plataforma que permite a empresas y usuarios crear aplicaciones para una enorme variedad de usos, haciéndolo con un mínimo esfuerzo y sin tener que desarrollar su propia blockchain». Ethereum es históricamente la segunda criptodivisa más popular, sin embargo, es muy diferente a Bitcoin. Sin embargo, en caso de que tengas criptodivisas, también es importante que lo sepas, ya que si vas a operar con ellas para realizar pagos debes saber que puedes encontrarte con precios variables por este motivo. Se considera una verdadera Stablecoin, es decir, una criptodivisa diseñada para minimizar las fluctuaciones de valor y, por tanto, la conveniencia de su uso en el día a día.

Una alternativa a invertir directamente en Ethereum es comprar criptodivisas basadas en su tecnología como Aragon o Stox. Ether es la criptodivisa de la red Ethereum, que permite a los usuarios codificar y emitir sus propias aplicaciones descentralizadas (dapps) y crear contratos inteligentes que ejecutan automáticamente sus cláusulas. Depende del tiempo que hagamos y de lo que invirtamos puede ser rentable o no y para ello existen calculadoras específicas de criptodivisas. Hay una serie de cosas que debemos tener en cuenta si queremos comprobar si la rentabilidad de las criptodivisas merece o no la pena.

Tether se diseñó específicamente para construir el puente necesario entre las monedas fiduciarias y las criptodivisas y ofrecer estabilidad, transparencia y mínimas tasas de transacción a los usuarios. El almacenamiento en frío o refrigeración es una forma de almacenar criptodivisas de forma segura fuera de línea como, por ejemplo, en una memoria USB o en una cartera de papel. Hay más de 1.600 criptodivisas que se ofrecen en las principales plataformas de intercambio, medianas y especializadas. Sin embargo, no debemos confundir estas redes con los monederos y las plataformas de intercambio de criptodivisas.

LTC es uno de los tipos de criptodivisas que se basan en una red peer-to-peer que permite pagos instantáneos. Ripple es considerada la criptodivisa de los bancos, según Carlos Callejo, CEO de Block Impulse, y Víctor Ronco, especialista en marketing, comercio electrónico y consultor. Con este sistema, Tezos pretendía reducir las posibilidades de bifurcación de su blockchain creando dos criptodivisas separadas con dos precios diferentes mediante un «blockchain autorregulado». Y ahora más que nunca se habla de las criptodivisas como una alternativa real a un sistema financiero centralizado y como una buena seguridad para los próximos años.

Referencias: